Amor, celos, amistad, confusiones; eso y muchos más

problemas rodean a Nerea,
la protagonista de la

historia,
pero soñará y tratará de conseguir todo

aquello que se proponga
y afrontará, o por lo menos

intentará afrontar sus problemas, siempre al lado de

sus mejores amigas Blanchee y Pilar.

Seguidores

FRASE DE LA SEMANA

FRASE DE LA SEMANA

Querido destino: si él no es para mí
¿por qué lo pones en mi camino?


Frases Textos

Capítulo 57



No sabía qué hacer, quería

desaparecer de este mundo, por mi

culpa, por culpa de una llamada

había provocado todo eso, si no

hubiera llamado a Roberto el

teléfono no se habría quedado

descolgado, yo no hubiera dicho

nada y Roberto no hubiera escuchado

nada y todo seguiría como antes.
Aparte de lo preocupada que estaba,

había algo que me hacía sentir

poderosa, y eso era el saber que a

Roberto le molestaba que estuviera

con Juan, estaba sorprendida por su

aparición en el parque esa tarde y

la manera en la que fue a por Juan,

había hecho eso por mí y nunca lo

olvidaría. Tenía ese sentimiento de

poder, pero no estaba al mismo

nivel que el sentimiento de

angustia que me invadía, tenía que

verlo ya, ahora lo único que

deseaba era que todo saliera

bien...

 
...

 
- ¿Hola está Nerea?

- Sí, un momento. ¡Nerea es para

tí!

- ¿¿Sí?? - contesté ansiosamente,

esperando oir una buena noticia.

- Hola Nereíta ¿qué tal?

- Ah hola Pilar... ¿bien y tú?

- Genial ¿qué te pasa?

- Nada...

- Venga dímelo, que te conozco y sé

que te pasa algo.

- No quiero hablar de eso, ya te

contaré cuando se me pase ok.

- Vale, bueno que te llamaba para

ver si sales un rato con Blanchee,

Sara y Karina que se ha acoplado...

Tengo novedades, Lito está saliendo

con Álvaro, son más cursis que

nosotras; yo me he encontrado un

hombre por fin, se llama Cano,

Blanchee está conociendo a un amigo

de Cano y se está enamorando

- Pilar... ¿te importa que hablemos

otro día? Lo siento mucho, te veo

muy motivada y me hubiera gustado

salir con vosotras, pero no me

encuentro nada bien.

- Pues sí que estás mal, sí... Vale

como tú quieras, pero en cuanto

cambies de opinión y quieras que lo

hablemos me llamas que voy a tu

casa a consolarte.

- Gracias. Un beso, ya hablamos.

- Bye

 
...

 
- No, no sale, está muy rara, dice

que le pasa algo, pero no dice

qué...

- ¿Vamos a verla a casa?

- No Blanchee, que sabes cómo es, y

se va a mosquear, mejor darle

tiempo y ya nos lo contará.

- ¿Llamamos a Lito y Álvaro para

que se vengan? Podría ser MUY

gracioso.

- No creo que sea tan gracioso

quedar con dos maricas con los que

hemos estado saliendo o en mi caso

con el que me he acostado...

- Eso ya está olvidado ¿recuerdas?

No vuelvas a mencionar que te

acostaste con él porque aunque ya

no tengamos nada te puedo dejar la

cara plana.

- Vale, lo siento, no me comas, de

todas formas sabes que no fui yo,

fue él.

- Bueno vamos a llamarlos ¿no?

- Va, ¿los llamas tú Sara? que veo

que tienes ganas jaja.

 
...

 
- ¿Cómo está?

- Podría estar mejor...

- Pero no está mal ¿no? Ya está

consciente ¿no?

- ...

- ¿Hola?

- No, no está consciente, y me temo

que va a tardar mucho en estarlo...

- ¿Pero tan malo ha sido? Se pondrá

bien ¿no? No será tanto tiempo,

mañana ya habrá despertado ¿cierto?

- Sé que tienes esperanzas y eso

está bien pero... sí, tan malo ha

sido, fue un impacto muy fuerte,

podría estar mucho tiempo en coma,

meses, quizás para tu suerte días,

o probablemente años...

- Gracias...

No tuve más palabras que decir,

sólo pude sentir lágrimas resbalar

por mi rostro y la fuerza con la

que me latía el corazón.
 
Odiaba a Juan. Me odiaba a mí. Lo

que para él fue un juego en el que

poner celoso a su amigo y bacilarme

a mí, terminó en destruírnos a los

tres...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

>