Amor, celos, amistad, confusiones; eso y muchos más

problemas rodean a Nerea,
la protagonista de la

historia,
pero soñará y tratará de conseguir todo

aquello que se proponga
y afrontará, o por lo menos

intentará afrontar sus problemas, siempre al lado de

sus mejores amigas Blanchee y Pilar.

Seguidores

FRASE DE LA SEMANA

FRASE DE LA SEMANA

Querido destino: si él no es para mí
¿por qué lo pones en mi camino?


Frases Textos

Capítulo 28



Entonces decidí coger el móvil para llamarle y hacer las paces 


cuando alguien llamó al timbre...

- Justo iba a llamarte, lo siento Sara, creo que me pasé, es que 


  ni siquierate escuché, te agradezco mucho que hayas tratado de 


  ayudarme, aunque no haya salido bien.


- He cortado con él...


- ¿Que qué? ¿Por qué? Lo siento...pero...¿Qué ha pasado?


- Ha pasado que por él casi pierdo a mi mejor amiga. 


  Y además, no es como yo pensaba que era, es idiota,


  como todos...


- Pues ya somos dos... Escucha Sara, tú nunca me vas a perder y 


  menos por un chico, es que en ese momento estaba furiosa, pero 


  mira, ahora te iba a llamar para solucionarlo.


- Bueno, no pasa nada, te entiendo, y creo que era solo un 


  capricho, no me gusta como pensaba, solo me atraía 


  físicamente. Y en cuanto a Roberto, también es un idiota, 


  pero un idiota que realmente te gusta y no quiero estropearlo 


  más estando con su amiguito.


- No sé qué haría sin tí Sara, gracias por todo. 


  Y te aseguro que con ese corazón tú también vas a encontrar un 


  Roberto en tu vida.- le dije con una sonrisa y abrazándola.


- ¿Un Roberto? ¡Puag qué asco! Me enamoraré de cualquiera, 


  mientras no se llame así, ni tenga ese careto, sigo sin 


  entender tus gustos, pero bueno...a los locos hay que darles 


  la razón... - me dijo devolviéndome la sonrisa y echándose 


  a mis brazos.



- Jajaja te odio, siempre metiéndote con él. ¡Déjalo en paz! 



- ¿Que me odias? No lo creo, yo sé que me quieres mucho, mucho 


  más que a ese feo jaja.




Así pasamos toda la tarde, riéndonos juntas, ella 


metiéndose con Roberto como siempre y yo riéndome de ella.



Era la primera vez en mucho tiempo que hablar de él no me hacía 


sentir mal, por fin estaba animada. Sara me había alegrado 


aquella tarde. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

>