Amor, celos, amistad, confusiones; eso y muchos más

problemas rodean a Nerea,
la protagonista de la

historia,
pero soñará y tratará de conseguir todo

aquello que se proponga
y afrontará, o por lo menos

intentará afrontar sus problemas, siempre al lado de

sus mejores amigas Blanchee y Pilar.

Seguidores

FRASE DE LA SEMANA

FRASE DE LA SEMANA

Querido destino: si él no es para mí
¿por qué lo pones en mi camino?


Frases Textos

Capítulo 31




Al día siguiente Roberto no fue a clase, no lo ví en todo el 

día, no supe nada de él, no tuve que pasar por los nervios que 

pasaba todos los días al estar a su lado, pero sin embargo, 

también ese día se me hizo eterno; cuando me sentaba con él se 

me hacía eterno porque no era capaz ni de mirarlo, pero a la vez 

sentía la necesidad de hacerlo, estaba incómoda y nerviosa, pero 

ahora que no estaba, quería que estuviera allí, como todos los 

días...


Por la tarde, después de la rutina diaria, me iba a echar una 

siesta, ya que no había dormido muy bien, cuando sonó el móvil.



- ¿Roberto?- dije para mí misma, sorprendida, antes de contestar.

  Tras pensármelo dos veces, le respondí.



- ¿Qué quieres? - le pregunté fríamente.



- Hola, ¿me dices los deberes? Como habrás notado hoy no he ido.



- ¿Ah sí? No...no lo había notado. Pero es una pena que por un 

  día que no te veo y por fín creo que no voy a saber nada de 

  tí, me llames. ¿No querías que no te hablara? Pues no me 

  hables tú a mí, los deberes puedes pedírselos a alguno de 

  tus estúpidos amiguitos. Y una cosa... si no quieres hablar 

  conmigo, ¿para qué sigues teniendo mi número?



- ¿Y tú? ¿Para qué guardas el mío? ¿Para llamarme sin querer?


- Ya no lo tengo, ahora sabía que eras tú porque recuerdo las 

  primeras cifras de tu número.


- Sí claro... Bueno, ¿me dices los deberes?


- Página 50 de lengua.


-Gracias


- Adiós


- Adiós



Así, tras una fría despedida y un úlitmo suspiro colgué el 

teléfono y dejé de escuchar su voz, a través del móvil, pues en 

mi interior seguía escuchándolo, lo hacía todo el día, cada 

hora, cada minuto, cada segundo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

>