Amor, celos, amistad, confusiones; eso y muchos más

problemas rodean a Nerea,
la protagonista de la

historia,
pero soñará y tratará de conseguir todo

aquello que se proponga
y afrontará, o por lo menos

intentará afrontar sus problemas, siempre al lado de

sus mejores amigas Blanchee y Pilar.

Seguidores

FRASE DE LA SEMANA

FRASE DE LA SEMANA

Querido destino: si él no es para mí
¿por qué lo pones en mi camino?


Frases Textos

Capítulo 40


- Qué raro vosotros dos juntos, ¿no os odiabáis?


- Sí bueno… hablábamos de una cosa de Sara – dije deseando que no hubieran llegado.


-  Pero ya hemos terminado, así que nada, ya me voy – dijo Juan.


- Ok, adiós – le respondimos Lito, Blanchee y yo.


- ¿Ya habíamos terminado? – pensé, confusa, sin saber ni por qué no quería que se fuera.


- No tenemos nada que hacer así que te acompañamos hasta tu casa – me dijo Blanchee.


- Y luego me dirás que no… - me dijo Lito con una sonrisita.


- No empecemos – le dije con una mirada fulminante.


- Jaja vale.


- No hace falta que me acompañéis a casa, quedaros aquí, además tengo prisa y no me 

 quiero entretener mucho, gracias.


- Bueno, como quieras, entonces nos vemos esta noche.


- Hasta luego.



Una vez en casa no dejaba de pensar en lo que me había pasado con Roberto, me sentía


genial tras eso, por un momento pensé que tal vez tendría alguna posibilidad con él, pues


había estado a punto de besarme, algo que nunca habría imaginado.


Pero lo que me tuvo toda la tarde confusa esta vez no fue Roberto, sino la extraña sensación


que sentí cuando estuve con Juan, aunque supuse que sería por los nervios de pensar que


querría decirme algo de Roberto, cosa que no hizo, pero en realidad no me dijo nada, ¿qué

sería de lo que quería hablar conmigo? Porque solamente hablamos de Sara y no parecía que


fuera eso lo que quería, ¿tendría que decirme algo de Roberto? O tal vez sólo quería


disculparse… ¡pero no! Porque antes de que llegaran Blanchee y Lito él empezó a decirme algo.


Ya quería que llegara el siguiente día y hablar con él, esperaba que fuera algo bueno.



Había quedado en ir de fiesta esa noche con mis amigos así que despejé mi cabeza, me puse


mi mejor vestido y salí de casa con una gran sonrisa en la cara.


- ¡Hola Nerea! Qué guapa vienes.


- Gracias Blanchee.


-  ¡Te eché de menos!


- ¡Yo también! – le respondí a Pilar dándole un abrazo.


- Bueno, te presento a mi novio, Álvaro, Nerea ; Nerea, Álvaro.


- Encantado – me dijo Álvaro dándome dos besos.


- Bueno pues a divertirnos ¿no? – dijo Lito.


- ¡Pues claro! – exclamó Sara.


Estaba a punto de decir algo, cuando vi a Juan a lo lejos. No me lo pensé dos veces y fui tras


él; quería terminar de hablar.


- Ahora vengo chicos.


- ¿A dónde vas? – me preguntó Blanchee.


- Un momento, ahora vuelvo, voy al baño.


- Ok

No hay comentarios:

Publicar un comentario

>